+34 91 575 68 00        bmce_bank@bmce-intl.com

Mecanismos de Control Interno

El Control Interno es una función clave en para la entidad, tanto organizativa como culturalmente, por lo que todo el equipo está sensibilizado y concienciado sobre su importancia y rol en el día a día de la actividad del banco.

Tener seguridad en los procesos, respeto normativo y control del riesgo es vital para la estabilidad y sostenibilidad de la Entidad, de sus ingresos, su Activo y su Patrimonio, asi, se ha desarrollado entorno a tres ejes:

  1. Aplicación normativa, tanto legal y reglamentaria como propia
  2. Eficacia de los procesos establecidos
  3. Control de los riesgos en sus distintas dimensiones

La organización del Control Interno está conformada por tres líneas de defensa que garantizan la adecuada gestión y control del riesgo y de la actividad del banco en su conjunto. Así, un primer nivel lo estructuran las propias áreas operativas, de conforme a los procedimientos y organización jerárquica de cada área; el segundo nivel conformado por el Control Permanente; y, un tercero, a la que responde la Auditoría Interna.

De este modo, las diferentes dimensiones del Control Interno serían las siguientes: se ha desarrollado una adecuada departamentalización para el desarrollo de un control eficaz, dividido en las siguientes áreas, independientes entre sí, dependientes de la Dirección General de la Entidad y el Comité Mixto de Auditoría y Riesgos:

  • Control Permanente: a través del seguimiento y verificación continua de la actividad de todas las áreas operativas, comerciales y contables
  • Control Periódico: a través de la Unidad de Auditoría Interna, que, conforme al Plan Anual de auditoría, verifica la correcta consolidación de la actividad
  • Unidad de Cumplimiento Normativo: que completando los dos anteriores, desarrolla el seguimiento continuado del respeto normativo, el control y aplicación de las Políticas de Prevención del Blanqueo de Capitales y la atención reglamentaria derivada de su control

Por último, la Comisión Mixta de Auditoría y Riesgos es el último órgano encargado de velar por el correcto funcionamiento del control interno de la Entidad.

 

^